Cómo recuperar la inspiración.

Todos tenemos la necesidad de crear. Todos tenemos el apetito, en mayor o menor medida, de dar rienda suelta a nuestra creatividad y desarrollar nuestros proyectos e ideas por muy alejadas que estén de la realidad. Da igual que seas, joven o mayor, que te dediques a las letras, a las ciencias o a las artes, da igual. Todos tenemos de alguna manera un propósito que queremos que algún día sea realidad: escribir un libro, pintar un cuadro o levantar una empresa desde cero.

No debería sorprendernos. La capacidad de crear está ligada al ser humano desde sus inicios. Desde que, en la prehistoria, el hombre pintaba enormes murales en las paredes de las cuevas. Por eso, estoy seguro que también la falta de inspiración existe desde tiempos inmemorables. “Creación” y “falta de inspiración” son dos conceptos que van cogidos de la mano, una relación tóxica, pero a su vez necesaria en el proceso.

¿Quién no ha tenido alguna vez una idea perfectamente clara en su cabeza y la hora de plasmarla y hacerla realidad no sabía por dónde empezar?

Por eso, os traigo 7 formas para que la sortear la escasez de creatividad y que puedas enfocarte en tus proyectos.

BRAINSTORMING

El brainstorming es una de las técnicas más conocidas que existen a la hora de desarrollar una idea que se ha quedado bloqueada. La tormenta de ideas, como su propio nombre indica, consiste en lanzar procedimientos, conceptos o imágenes con el objetivo de generar nuevas formas creativas en nosotros mismos y en nuestro proyecto.

Lo más importante en el brainstorming es no juzgarse a sí mismo, y dejar que cada una de los conceptos que nos vienen a la cabeza formen parte del proceso, por muy locos que puedan parecer a simple misma. ¡Ya tendrás tiempo de desecharlos más tarde!

PASEAR

No es ningún secreto que caminar largos paseos ayuda a desbloquear la mente y a que nuestro cuerpo fluya con mayor facilidad. Los antiguos griegos enseñaban a sus alumnos paseando por jardines y calles, y celebridades como Steve Jobs organizaba sus reuniones de empresa caminando por parques privados en grandes ciudades.

Pasear es una manera entretenida y sana para buscar inspiración y sumergirnos en nuestros propios pensamientos.

COMPARTIR TU IDEA

Nadie te va a robar tu idea, por lo tanto, no tengas miedo de contársela a tus conocidos. Y si lo hacen, jamás podrán desarrollarla como tú lo vas a hacer.

Compartiendo tu idea con los demás, lo único que vas a conseguir es aclararte tú mismo. Explicar nuestros proyectos en voz alta nos ayuda a generar un esquema mental y a pulir poco a poco los conceptos más abstractos.

Además, ¡los demás pueden darte su opinión o alguna buena idea que no se te haya ocurrido!

 

BUSCAR EN TU AMIGO GOOGLE

Desde la llegada de internet a nuestros hogares, tenemos a nuestra disposición una biblioteca inmensa de información. ¡Úsala sin cortarte! Puedes googlear los temas que más te interesan y más relacionados con tus ideas para llenarte de inspiración y valorar lo que funciona y lo que no. Además, existen redes y apps que son de gran utilidad, como Pinterest.

 

IR DE VISITA CULTURAL

Nada como “pedir” ayuda a los grandes. Una visita a un museo, a un teatro o a una librería despertarán esas ganas irremediables de crear. ¿Quién no ha sentido la necesidad de coger los pinceles cuándo ve las obras maestras de Velázquez o de estudiar interpretación cuando ve la actuación magistral de Carmen Machi?

 

DESCANSAR

Todo esto está muy bien, pero a veces no hay que forzar la maquinaria. Si en cualquier caso no consigues avanzar o no fluyen las ideas, lo mejor es prepararte un café bien grande y sentarte a no hacer nada. El cuerpo necesita reposo y la mente, más todavía. Por eso, no te sientas más cuando pienses que no estás haciendo nada: estás invirtiendo en ti.

 

¡HAZLO! A PESAR DE TODO

Está claro que hay que trabajar en un proyecto antes de lanzarlo, pero ¡no esperes a que sea perfecto porque nunca lo va a ser! Muchas ideas mueren antes de ser lanzadas porque sus creadores se pierden en una vorágine de mejoras que realmente no son necesarias. Un proyecto creativo lleva un proceso que no se frena una vez se ha lanzado al público. También bebe de las críticas y de las opiniones de quienes los recibe. ¡No dejes que tu proyecto muera en la sombra!

Jaime Riba.

Actor y productor.

¿Tienes una idea o quieres salir en nuestro blog?